El avión como medio de suicidio

Esta semana pasada la empezamos con una de las peores noticias de los últimos tiempos. El accidente aéreo del avión de Germanwings que cubría el vuelo Barcelona-Dusseldorf se estrelló en su paso por los Alpes franceses. Inmediatamente, se desataron una serie de especulaciones y teorías por lo misterioso del suceso, hasta que finalmente gracias al análisis de la caja negra, se esclareció lo sucedido causando un shock en todo el mundo. El copiloto Andreas Lubitz precipitó el avión causando la desgracia en un acto que muchos han clasificado como un suicidio. No es la primera vez que sucede que un piloto precipita la nave como un acto suicida pero no por ello deja de dejar todo el mundo consternado y con muchas preguntas abiertas. Desde el blog queremos profundizar un poco con el tema del suicidio ya que estos días la psicología y los psicólogos aparecen como agentes clave en el proceso de atención a los familiares de las victimas.

¿Andreas Lubitz es un suicida?
Andreas Lubitz

La conducta suicida se distingue en:

  • Idea suicida: Se trata de un contenido psíquico donde el argumento fundamental es terminar con la vida. Puede integrar una idea autodestructiva o no.
  • Amenaza suicida: Se trata de la comunicación de una intención sin que se lleve a cabo. Se comunica de forma verbal o en formato carta. Hay 3 modos de comunicación:
  1. No quiero vivir: cuando una persona dice “no quiero vivir”, lo hace con la intención de ser rescatado, de expresar su malestar. Tiene el deseo de recibir un mensaje contrario. Normalmente no se consuma el suicidio.
  2. Me quiero morir: en este caso la persona no ve salidas y hay probabilidades que actúe.
  3. Me quiero matar: es quizás la más real porque a la persona se le hace insoportable la vida, quiere desaparecer.
  • Gesto suicida: es una actuación con carácter autodistructivo simbólico. En muchas ocasiones el gesto acaba en un accidente. El peligro que se asume en una tentativa es muy elevado.
  • Acto suicida: se inflige un daño a uno mismo, que acaba con el suicidio consumado, es decir, la muerte, o un acto frustrado, la tentativa de suicidio.

La finalidad del suicidio depende de los motivos, pero estos pueden ser muy variados. En ocasiones estos motivos puedes ser heteroagresivos, la intención se encuentra en el aspecto agresivo para atacar a otro. Un suicidio siempre provoca culpa, esa sensación de que se podía haber hecho algo más. De este modo, cometer un suicidio puede tener una intención de castigar a otras personas. Otras veces, estos intentos de suicidio, son demandas de ayuda. Pero básicamente se trata de una huída de una situación insoportable para la persona. No encontrar sentido a la vida es una de las cosas más patológicas que existen. En cualquier caso, uno de los temores que tienen las personas que buscan cometer suicidio, es quedarse peor de lo que están. Es decir, tirarse por un puente, no matarse y quedarse paraplégico, por ejemplo. Por ese motivo, la persona suicida busca formas seguras y eficaces. Aquí podría haber una relación con el accidente de Germanwings.

Existen varios métodos para suicidarse. Hablamos de Métodos Traumáticos cuando se utilizan armas de fuego, sección de venas, precipitación al vació, etc. Estos métodos corresponden a la forma más privada de llevar a cabo el acto. También están los Métodos Asfiáticos, como ahogarse en un lago, colgarse, etc. En estos casos, muchas veces no se encuentra el cadáver. Por último, están los Métodos Tóxicos, que son la ingesta de medicamentos o venenos.

Del 60 al 80% de las personas que se suicidan, consumándolo o frustrado, lo comunican a alguien previamente.

El 65% de los que han consumado un suicidio, han estado en manos de un médico o un psicólogo antes de suicidarse.

Los métodos femeninos, acostumbran a ser tóxicos con fármacos.

Los métodos masculinos, acostumbran a ser traumáticos o asfiáticos.

El suicidio por contagio es el fenómeno que se produce cuando una persona comete suicidio en un lugar determinado, otros van al mismo lugar a cometerlo. hay como un efecto llamada.

Los hospitales psiquiátricos es donde se producen más suicidios.

Las personas mayores con enfermedades crónicas son los que más cometen suicidio.

Para prevenir estas situaciones, se debe hacer un buen diagnóstico para ver qué hay detrás de estos actos y las depresiones profundas son situaciones reales de riesgo. Como profesionales, debemos estar atentos a las señales, pues en ocasiones, el suicidio puede entrar dentro de un fracaso terapéutico.

¿Te parece interesante? Compártelo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *