Las partes frágiles de la vida

En esta entrada trataremos desde un punto de vista de la psicología, aquellas partes de nosotros que preferimos ocultar, que no mostramos, no solo a los otros, sino sobretodo a nosotros mismos, nuestras propias partes frágiles y nuestras verdades ineludibles e incómodas. En muchas ocasiones, el principal valor que ofrece un psicólogo psicóloga, es ofrecer al cliente o paciente, no solo la confianza sino también un espacio de seguridad donde la persona puede expresar libremente sus pensamientos y emociones sin sentirse juzgado o evaluado por una persona próxima, ya sea por amistad o familiaridad. En la consulta del psicólogo, las personas no esconden miedos e inseguridades, sino que con total libertad, los aportan para trabajarlos. Y de eso hablaremos a continuación, de esas partes que no nos sentimos cómodos mostrando.

En muchas ocasiones, la gente preferimos vivir en la ilusión de que determinadas realidades ineludibles, tanto propias como colectivas, no existen. A menudo es difícil para muchas personas poder vivir con certidumbres como lo incontrolable de la vida, la posibilidad de la enfermedad, del sufrimiento, o la certeza incierta de la muerte.

No somos un círculo perfecto y completo, jamás vamos a serlo, sino que siempre nos faltará algo, siempre tendremos esquinas o bordes que no se que acaban de cerrar. No obstante, es importante saberlo de cara a poder situarse en cierta manera ante nuestras partes frágiles, ante lo que no nos funciona en una vida que nunca va a ser perfecta, aunque si puede proporcionar logros y satisfacciones.

La vida en ocasiones es un tejido frágil de emociones
La vida en ocasiones es un tejido frágil de emociones

Por mucho control que sintamos tener o por muy armónica que sea nuestra adaptación al mundo real, aquello que no funciona tan bien siempre insistirá, siempre aparecerá, y probablemente siempre necesitará de una revisión y de un trabajo continuado para ir intentando vivir lo mejor posible con ello.

 

El problema para muchas personas se da cuando pretenden vivir como si estas realidades no existieran o fuera posible encontrar un parapeto definitivo y paradisíaco para la responsabilidad de vivir (religión, política, drogas, quedar anclado en la familia de origen…), quedando parados en la única tarea humana: crecer y desarrollarse a pesar de las dificultades, admitiendo que el paraíso fue solo una ilusión infantil.

Existen muchas personas que lejos de poder contactar con ello y poder asumirlo quedan ancladas en cuestiones que les hacen muy desagradable y dolorosa la tarea de vivir, añadiendo mucho sufrimiento extra a una realidad que solo haría necesario el sufrimiento cuando es ineludible y necesario.

A nivel relacional a menudo esto se detecta en personas que han quedado ancladas a los deseos y expectativas de los demás, sin poder desarrollar el propio potencial y posibilidades, de acuerdo a fuerzas y conflictos que se transmiten en la dinámica generacional de las familias de manera inconsciente: el precio que se paga es altísimo.

En este sentido, aquellos quienes pueden realmente conocer, estar en contacto y trabajar con aquellas partes de uno mismo más frágiles (siempre las va a haber en cualquier persona), tienen mucho ganado, en la medida que el ideal de que una vida totalmente libre de sufrimiento, dolor, enfermedad o muerte, no es aplicable a la vida humana, aunque nos rehusemos a entrar en contacto con estas partes tanto como podemos.

Hay quien quiere velar de toda manera posible la inevitable aparición de lo que no es perfecto y del sufrimiento en la vida, provocándose en suma, mucho más sufrimiento por añadidura, por pretender el imposible de clausurar lo que es imposible de cerrar: que hay verdades en la vida que no cierran y que todos tenemos ángulos frágiles por nuestra condición de sujetos.

¿Te parece interesante? Compártelo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *